Entretenimiento

Te damos la Receta para que elabores tu propia Cerveza Casera Artesanal Facilmente.

Share this post
Receta para que elabores tu propia Cerveza Casera Artesanal Facilmente.

La producción de cerveza artesanal no necesita más que componentes que pueden estar al alcance de todos, y de utensilios que hasta podemos reciclar con cuidado. La base de la receta de cerveza artesanal contiene zumo, malta de cebada, lúpulo y diastasa. Y el detalle que le pone cada uno en su faceta de elaborarla. Aquí tienes una corta guía de cómo llevar a cabo cerveza artesanal paso a paso:

 

Datos para tener en cuenta:

El agua es el principal componente de la cerveza. Las ricas en sales minerales (“duras” son aconsejadas para proceder cerveza negra y las pobres en minerales (“aguas blandas” son las prudentes para causar la cerveza rubia. La malta de cebada es la cebada que ha manado y ha sido tostada en un progreso que suele denominarse “malteado. La malta se suele emplear como fuente de azúcares para la fermentación de bebidas como cerveza, aguamiel y pan.

La calidad del lúpulo es oler y tener la cerveza, debido a sus haciendas desinfectantes.

Las catalizadoras son pedalesmicroscópicos responsables de transfigurar el azúcar en vino y de originar efluvio carbónico. El butano carbónico es el responsable de que la cerveza tenga ebullición.

La catalizadora se alimenta del carbohidrato y como deshechos produce pimple y butano carbónico. Este enjuiciamiento se pasión fermentación. Para causar las espumas, es preferible utilizar comidas de aceros inoxidables o esmaltada; para la fermentación, hule alimenticio (polipropileno) o aceros inoxidables; para la maceración, la misma comida de hervora, termo neveras o cubos de polímeros nutricios del fermentador separados o que mantengan las temperatura. Utensilios e integrantes precisos para llevar a cabo cerveza artesanal

Ingredientes para 15 litros de cerveza casera

– 30 litros de agua declorada

– 4,5 kg de cebada de malta

– 25 gr de lúpulo

– 1 sobre de levadura para hacer cerveza (no de panadería)

Utensilios necesarios

– 1 olla de acero inoxidable de cómo mínimo 15 litros

– 1 báscula de cocina

– 2 fermentadores de 30 litros con grifo y al menos uno de ellos con tapa.

– Cuchara espumadera para oxigenación

– Válvula de fermentación con juntas de goma

– Tubo trasvasador de líquidos

– Cierrabotellas

– Tapitas para las botellas

– Cepillo limpia botellas

– Botellas

– Tubo rígido de embotellar

– Probeta –para hacer mediciones

– Densímetro de precisión para hacer mediciones

– Termómetro de precisión de cristal

Preparación de la cerveza artesanal

 

1. Maltear la cebada en una olla grande, germinando mínimamente los granos en agua después de molerlos. Logrado eso, se mezcla la cebada (ahora sí, malteada) con agua caliente, formando una papilla que debe mantenerse en el fuego por dos horas, a 65°C. Una vez retirada el agua, queda el mosto, un líquido denso y dulce.

2. El mosto debe hervirse a borbotones durante una hora y media. Mientras tanto, se le va agregando, por partes, el lúpulo, ingrediente que aromatiza y da el amargor deseado a la cerveza. De este proceso también resulta la esterilización del producto, que evita que el líquido se llene de bacterias indeseables, pero no de residuos. Por eso, finalizado el hervor, debe revolverse con fuerza para facilitar que esos residuos vayan al fondo de la olla.

3. De aquí en adelante, no hay que olvidar algo primordial: el líquido debe ser tratado solo con elementos y recipientes desinfectados: no dejará buen sabor el encuentro con bacterias no gratas. Por eso, y como hay que enfriarlo sí o sí (rápido, además, que el producto debe ir de los 100 a los 20°C en el menor tiempo posible), usaremos el método de serpentina, que consiste en pasar la cerveza por el interior de un caño de cobre enrollado, enfriado con hielo. Luego se incorpora la levadura, que debe estar hidratada desde el día anterior.

4. La mezcla de mosto, lúpulo y levadura se lleva a un recipiente para la fermentación. Esta última convierte los azúcares del mosto en alcohol y gas.

Nota: el recipiente se tapa con un globo pinchado. Así sale aire, pero no entra.

Al líquido le bastará una semana en un lugar fresco y oscuro para bajar su densidad y, una vez destapado, alumbrar la vista con su color y su espuma. Luego será pasado a otro fermentador (o al mismo, lavado y desinfectado como corresponde), que deberá ir a frío por otra semana.

5. Al cabo de esos siete días, nuestra cerveza estará lista para su embotellado con ayuda de un colador. Completará su maduración una vez encerrada en los queridos recipientes color ámbar.

Un truco sencillo es pesar la botella, el resultado en peso tiene que ser el 70% de su capacidad en líquido. Por ejemplo una botella de 500ml, tiene que pesar 350 gramos para poder ser utilizada (500 x 70/100 = 350).

6. Rellenamos las botellas, dejando 3 dedos de aire como mínimo en la parte superior, de lo contrario la presión de la carbonatación será demasiada.

7. Las cerramos con una chapita y el cierrabotellas.

Maduración: guardamos las cervezas en pie, en un lugar protegido de la luz.

Ahora ya sabes cómo hacer cerveza artesanal, a la que le alcanzarán 15 días de reposo en el refrigerador. Igualmente, si pueden esperar unos días mas, se acentuará el sabor y será exquisita al paladar, prefecta para disfrutar en un día de calor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Related stories

Show Buttons
Hide Buttons
es Spanish
X
Take 20% OFF
Your first purchase
Shop Now
[your-shortcode]