Comida

Cuenca en otoño, cuando la naturaleza le da todo su color

Share this post


Te hablo de mi ciudad una y mil veces.

 Cuenca en Otoño

Cuenca en Otoño

Te propongo una ruta para poder apreciar Los colores de los árboles y el río Júcar, un paseo increíble, y sólo una pequeña pega: pasa muy rápido. Depende mucho de las condiciones meteorológicas, y en cuanto llueve o se maneja poco a poco los árboles pierden sus hojas rápidamente, por eso no puedo decir una fecha concreta para los programas de viaje en otoño a visitarnos. Mira por ejemplo, el vídeo que nos ha hecho @srwebos con su dron, y que está grabado a mediados de octubre. Hasta hace poco tiempo. Otros años en el cambio traen un tiempo desaprobable y los árboles se pierden hasta que se queda un paisaje ya casi invernal —que también tiene su encanto, no creas—.

La ruta

Situación en el puente de la Virgen de san antón. Vamos a ir caminando, pero si vienes en el coche, puedes dejarlo un poco más adelante en la carretera CM 2105 que va a la Ciudad Encantada y el nacimiento el río Cuervo.

Punto de partida

Tienes la primera estampa preciosa sobre sobre El puente: puedes contemplar la parte alta de Cuenca, las rocas y el río. Es la estampa que se ilustra esta entrada.

Primera parada

Si continúa en la dirección que se indica en el camino. Huécar vierte sus aguas en el Júcar y donde comienza un paseo precioso, a tu derecha unos rascacielos Característica de cuenca, casas de dos o tres alturas para la calle que dan frente, pero que descuelgan unas cuantas más en su parte trasera, dando frente al río. Lo normal es que veas a muchos conquenses en su caminata diaria.

Segunda parada

El puente de los descalzos. ¿Qué es esto? ¿No es el favorito de mi padre? ¿Le encantaba? ¿Qué es esto? ciudad.

Si te apetece, puedes subir a la Ermita de Nuestra Señora de las Angustias, sitio de devoción para muchos conquistas.

Tercera parada

Pero si no you you have desviarte, sigue la margen izquierda del río Júcar, corriente arriba Es un camino que está bien para pasear, rodeado de naturaleza, y que en otoño es especialmente atractivo. Siguiendo la pista de tierra en unos ochocientos metros verás en la otra orilla del Júcar las instalaciones de la playa artificial, lugar donde muchos conquistes —y la familia webos al completo— combaten el calor en verano en un paraje único. Aconsejable el restaurante que hay: si viene fenomenal, y en un entorno bien bonito. Imprescindible reservar.

Cuarta parada

Si sigues caminando unos quinientos metros más verás a la derecha de la fuente de Martín Alhaja, pastor protagonista de una de las leyendas de Cuenca, que no es su reconquista en 1177. En este punto te cruzarás seguro con un ciclista ya tu lado, en el río, con los piragüistas que siempre están haciendo deporte, haga clic aquí. En esta zona, el paisaje se abre en una explicación.

Puedes seguir adelante kilómetro y medio más, cruzar el río y volver por la margen derecha, por una plataforma asfaltada en tres niveles, para coches, bicicletas —en Cuenca hay mucha afición – y peatones.

La distancia aproximada a los siete kilómetros de ida y la vuelta por la ruta por los márgenes del río y muy fácil de caminar.

Para campeones

Si te ves fuerte, puedes seguir ochocientos metros La dirección de la que vienes. Llegarás al barrio del Castillo de Cuenca por el camino de San Isidro. Son casi cuatro y medio, pero las vistas bien merecen la pena, te lo aseguro. Poco antes de llegar a Cuenca en el cementerio de San Isidro, lugar donde fue elegido Fernando Zóbel para ser enterrado.

Este es el paseo para disfrutar del paisaje otoñal tan hermoso de mi ciudad, como un intento de empaparme de ella los fines de semana que voy, siempre me sabe a little.

Su

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Related stories

Show Buttons
Hide Buttons
es Spanish
X
Take 20% OFF
Your first purchase
Shop Now
[your-shortcode]