10. Sukhoi Su-27 Flanker 
Un caza soviético capaz de alcanzar Mach 2,35 (2.500 km/h), fue además el primero con mandos “fly by wire”. En lugar de controles directos, el piloto manda y un ordenador controla las superficies del avión. Se desarrolló para contrarrestar los cazas militares americanos como el F-15 y es un caza de notable éxito.

Ha tenido muchas variantes debido a su éxito y capacidad, y sigue operativo incluso 40 años después de su primer vuelo en 1977. Los Sukhoi Su30, 33, 34, 35 y 37 son todos desarrollos de este avión dedicados a diferentes objetivos. Además, si quieres volar en un Su-27 puedes hacerlo también: a partir de 12.500 euros por 25 minutos.

9. General Dynamics F-111
No es otro caza, es un bombardero táctico americano capaz de volar a Mach 2,5 (2.650 km/h) a gran altitud. Fruto también de la Guerra Fría, podía llevar hasta 14 toneladas de bombas (incluso nucleares). Fue el primer avión con alas móviles, entró en activo en 1967. Iban más abiertas en vuelo a baja altura y velocidad, atrasadas en vuelo supersónico. Siguió activo, según países, entre 1996 y 2010, particularmente en Australia y Reino Unido.

8. McDonnell Douglas F-15 Eagle
Uno de los aviones americanos de mayor éxito y todavía en servicio, supera Mach 2,5 (3.000 km/h). Lleva dos potentes motores con casi tanta capacidad de propulsión como su peso (18 toneladas). Llegó en 1975 y seguirá en activo hasta 2025 por lo menos, además de en Estados Unidos en clientes como Israel o Arabia Saudí. Se han fabricado más de 1.200 unidades y se seguirá fabricando hasta 2019.

7. Mikoyan Mig-31 Foxhound
El heredero del Mig-25, similar a él y todavía operacional desde 1981, alcanza Mach 2,8 (3.000 km/h). Como el Mig-25, es posible darse un paseo supersónico a bordo de uno… si se puede pagar por ello. Con sus dos enormes motores a reacción puede volar por encima de Mach 1 tanto a gran altitud como en cotas más bajas.

6. XB-70 Valkyrie
Un avión muy poco conocido, casi único. Fruto también de la Guerra Fría debía ser el bombardero más rápido, llegaba a Mach 3 (3.250 km/h en 1966). Llevaba seis reactores capaces de mover a esa velocidad las 240 toneladas de este avión de 32 metros de envergadura y 58 metros de largo. Era tan grande para poder llevar suficiente combustible para los 7.000 km del vuelo hasta la URSS.

5. Bell X-2 Starbuster
Otro avión americano experimental, que llegó a alcanzar Mach 3,2 (3.370 km/h) aunque su piloto no sobrevivió después. Fue el sucesor del X-1, el primer avión supersónico que el popular piloto Chuck Yeager llegó más allá de Mach 1 en 1947. El Bell X-2 debía probarse a velocidades más altas, Mach 2 y Mach 3, para investigar cómo funcionaban los controles más allá del vuelo supersónico. Pero sólo voló en 1955 y 1956.

4. Mikoyan Mig-25
El primer caza soviético de la lista, diseñado para interceptar aviones como el Blackbird americano durante la Guerra Fría. Su velocidad máxima operacional era Mach 2,8 pero podía alcanzar Mach 3,2 (3.600 km/h) brevemente. En ese caso, sin embargo, se corría riesgo de dañar los motores y la estructura. Contaba con un potente radar de detección y cuatro misiles aire-aire.

3. Lockheed YF-12
Su parecido con el Blackbird no es casual, porque se desarrollaron a partir del mismo prototipo. De hecho, el YF-12 no pasó finalmente de su fase experimental. Tenía que ser el caza interceptor más veloz, pues volaba hasta Mach 3,3 (alcanzó 3.661 km/h en 1965). Y podía disparar misiles a esa velocidad con precisión.

2. Lockheed SR-71 Blackbird
Podríamos decir que es el avión convencional más rápido: superaba Mach 3 (3.540 km/h). Posiblemente sea más conocido que el X-15 porque se usó más años y no era experimental ni hacía vuelos tan breves. Era un avión militar de reconocimiento estratégico, un avión espía. Fue el primero con tecnología “invisible” (al radar) y fabricado con titanio. Se fabricaron 32 unidades que volaron desde 1966 hasta casi este siglo (1998). Medía 32 metros de largo por 17 de envergadura (de punta a punta de ala) y llevaba dos tripulantes.

1. North American X-15
Fue el avión más rápido y lo sigue siendo: alcanzó Mach 6,7 (unos 7.200 km/h) en 1967 con William J Knight a los mandos. Seguramente el nombre de este avión no te diga gran cosa porque el X-15 fue un aparato experimental. Pero durante diez años, entre 1959 y 1968, los X-15 volaron 199 veces. En sus vuelos se desarrollaron trajes espaciales y se avanzó en medicina y aerodinámica de control a muy altas velocidades. Esta información permitió dar pasos adelante sin (tanto) riesgo en la carrera espacial americana.